Parque Caracolí convirtió todo el centro comercial en una gigantesca fábrica de dulces donde niños y grandes pudieron jugar y aprender a preparar sus propias golosinas para participar por viajes a la fábrica de Hershey’s en Estados Unidos.


Back to Top